El Sol entra en Leo: el poder de la creación del Yo

Esta semana presenta cambios importantes en el Cielo: Mercurio reingresó en Cáncer, Venus también, mientras que Júpiter entró en Leo luego de 12 años. Además, Saturno despertó de su fase retrogradación en Escorpio y se puso directo luego de 4 meses de ir hacia atrás, lo cual significa pura energía de compromiso intenso, directo, con decisión y fluidez. Y ahora el Sol hace su entrada en Leo, antes de que Marte entre en Escorpio el próximo Sábado 26 de Julio (justo antes de la Luna Nueva de Leo).

Como ves, estos últimos días de la Lunación de Cáncer se vienen con mucho movimiento, mucho cambio energético que desde el Cielo llega a la Tierra y a nosotros mismos. En el próximo post te voy a contar acerca de cómo prepararnos para cerrar este ciclo y abrir la Lunación de Leo, pero antes es fundamental que conozcas la energía que nos trae la entrada del Sol en Leo: un super power hacia el contacto directo con nuestra identidad central, nuestro “Yo” y el poder creador que nos alimenta de vida.

 Mujer Leo - Sol en Leo - Astrologia - El Cielo, la Tierra y Yo

Bien. El Sol entra hoy en Leo, signo del Zodíaco al que rige. Esto significa que la fuente de luz en el centro de nuestro Sistema Solar, en torno al cual todos los planetas giran, vibra ahora en la energía del elemento Fuego modalidad Fija, la energía de Leo, que es su signo regente por naturaleza, su casa, su lugar de pertenencia máxima.

Como ya sabes, hace unos días Júpiter entró en Leo, y es la primera vez en 12 años que el Sol y Júpiter se encuentran en este signo, lo cual irradia una poderosa fuerza hacia el contacto pleno con lo más genuino de cada uno, la identidad central, la fuente de creatividad auténticamente propia, única, irrepetible. Esta temporada leonina es especialmente expansiva precisamente porque Júpiter está ahí mismo, amplificando la potencia del Yo, lo cual genera en nosotros un contacto directo y consciente con nuestra fuente de energía, ese espacio propio que nos hace creadores de la vida que somos aquí y ahora.

Te explico mejor:

Dentro del Zodíaco, el León simboliza la vitalidad, el centro, el corazón, la creatividad, la autoridad, el poder de la creación, la generosidad, la fuerza, la confianza. Leo es la energía de la seguridad de la identidad, irradia independencia plena y contacto con el Yo. La expresión del Ser es la clave, porque la energía leonina busca ser significativa de algún modo y mostrarse hacia el afuera. La sensación de libertad creativa respecto a los demás, de independencia y seguridad del Yo, es lo que brilla desde el centro.

Leo es energía de gran calidez, y una dignidad y nobleza naturales, extravagancia, amor por el lujo y el estilo. Es la energía del Rey, por eso está en el centro. Leo busca el brillo y el reconocimiento del entorno, y el gran desafío de esta energía es integrar el reconocimiento propio, el aplauso interno, y que la autoestima fluya desde adentro hacia afuera (y no al revés). Leo también es energía de alegría, liderazgo, y de búsqueda de la identidad basada en la autoexpresión. Leo es centro, vitalidad, brillo, creatividad. Y es la energía del líder por naturaleza.

Leo Astrologia Zodiaco

Entonces, este nuevo ciclo que comenzamos con la entrada del Sol en Leo, nos abre la oportunidad de tomar conciencia sobre nuestra identidad presente, y todo aquello que es central en nuestra energía individual aquí y ahora. Brilla la conciencia del Yo, está más disponible el trabajo para el dominio del Ego y nuestra personalidad de base. Fluye el autoconocimiento para el desarrollo personal y la autoestima.

Por eso, la energía del momento se basa en centrarnos en nuestra identidad para potenciar esa fuerza creadora que somos, empoderarnos desde adentro alimentando la vitalidad y aprendiendo que la autoestima es la base principal para crear Amor.

Practicar el amor propio es la energía de este ciclo, y junto a ello el contacto directo con los talentos creativos de cada uno, los dones personales: esos regalos que nos brinda el Universo para potenciarlos y devolverlos al mundo.

Entonces: desarrollar la autoestima, poner en práctica el amor personal a través del contacto con los dones y talentos creativos, alimentar el liderazgo propio y la confianza en nosotros mismos, reafirmar nuestra identidad y ser cada vez más conscientes del poder que tenemos para transformar nuestro mundo a través de la conciencia del Yo. Esta es la energía del momento.

Para comenzar este ciclo, te sugiero que leas este Poema para la Autoestima, de Virginia Satir.

Adelante!!!!