La Evolución del Yo

El Sol ya está a pleno en Géminis, y la vibración que recibimos aquí y ahora desde el Astro Rey, nos mueve con liviandad hacia una nueva dimensión de la expresión del Yo.

Géminis es energía de aire mutable, y su manifestación se da a través de la comunicación. Por eso, con el Sol vibrando en Géminis se activa el Quinto Chakra, o Chakra Vishuddha, cuyo principio básico es la resonancia del Ser.

El tipo de comunicación que se expresa desde el quinto chakra es muy directo. Se dicen las cosas como son: «es como es» y «que así sea». Representa el poder de la proyección; ese poder viene de la seguridad de haber colocado algo al comienzo del ciclo de la creación, sabiendo que todas las leyes del Universo lo van a apoyar. El poder del quinto chakra radica en que tu lengua y la lengua de Dios sean la misma.

En este ciclo, entonces, se ilumina el intercambio de conocimientos y experiencias, y en ese intercambio aparece el vínculo entre lo interno y lo externo. La oportunidad, entonces, es comunicarnos auténticamente, expresarnos en íntima unión con lo más esencial de nuestro Ser, para crear esa resonancia de corazón a corazón.

Géminis es Aire y su opuesto complementario es Sagitario, energía de fuego. Mientras el Sol vibra en Géminis, se activan estas dos polaridades de la conciencia: el aprendizaje y la búsqueda; la comunicación y el conocimiento; la expresión y la expansión.

Lo que sigue es un extracto de Robert de Ropp, El Juego Supremo -El sendero de la conciencia superior

La transformación comienza cuando uno de los yoes en la personalidad del hombre (el Buscador) desarrolla una “conciencia del propio estado de sueño”, o alternativamente, un “anhelo por el cuarto estado de conciencia” (el “gusto por el infinito” de Baudelaire).

El Buscador se forma como resultado del funcionamiento en el hombre del deseo de significado y el deseo de autotrascendencia. El yo o grupo de yoes que conforman el Buscador constituyen una fuerza definida en la personalidad, creando una agitación, una intranquilidad, una insatisfacción hacia todos los juegos que anteriormente le habían dado satisfacción. Con frecuencia el efecto de esta fuerza es desgarrador y puede producir gran aflicción. Los viejos juegos ya no satisfacen, pero no se ha encontrado uno nuevo… Los Yoes en lo que se creía y confiaba, ahora parecen tan sin vida como muñecos de trapo. Aspectos de la persona que antes parecían admirales, aparecen como grotescas máscaras, gesticulantes e imbéciles…

Una persona en quien el Buscador se ha desarrollado está obligada a buscar con diligencia alguna salida, el Juego Supremo, el cual siente, casi instintivamente que debe existir y que vale la pena jugarlo.

Robert de Ropp, El Juego Supremo -El sendero de la conciencia superior

 

God - Dios - Seeker - Buscador

Anuncios