El Gran Trígono de Agua 2013: Júpiter en Cáncer, Saturno en Escorpio y Neptuno en Piscis.

El Gran Trígono de Agua presente durante todo este año, se conforma en el Cielo por las posiciones de Júpiter en el signo de Cáncer, Saturno en el signo de Escorpio, y Neptuno en el signo de Piscis.

La posición de estos tres planetas forman un triángulo equilatero, y en sus vértices se sitúan los signos de agua. Los trígonos son vibraciones armónicas, con lo cual la simbiosis e intercambio energético que hoy se da entre Júpiter, Saturno y Neptuno acentúan sus cualidades positivas, potenciándose el uno al otro.

251522_274796312633365_169997147_nEl elemento agua representa el reino de la emoción profunda y de las respuestas sentimentales, abarcando el amor consciente de toda la creación universal. Por su naturaleza misma ligada a los sentimientos y al inconsciente, los signos de agua están simultáneamente al tanto del poder de la mente inconsciente, la intuición y la sensibilidad empática.

Aquí y ahora, y durante varios meses más, estamos recibiendo desde Júpiter, Saturno y Neptuno, una energía ligada al proceso de crear conciencia emocional.

Júpiter simboliza la expansión y el crecimiento. Y en Cáncer nos lleva a tener las emociones a flor de piel inyéctandonos la energía suficiente para sanar y nutrir situaciones relacionadas con temas de familia, el hogar, el lugar de dónde venimos, nuestra madre, las raíces.

Saturno nos habla de normas y reglas, de estructuras y formas rígidas. Es el maestro que nos enseña a través del esfuerzo. En el signo de Escorpio, Saturno nos obliga a mirar en nuestro interior de la misma manera que el escorpión ahonda en la tierra, a cambiar, a transformarnos desde adentro y hacia afuera, haciendo profundo contacto con nuestras emociones para así sacar a la superficie todo aquello que ocultamos y no dejamos que vea la luz, ayudándonos así a construir los pilares sobre los que se asentará nuestra nueva estructura una vez superadas las trabas que nos impiden crecer.

Neptuno en Piscis se encuentra cómodo porque es su casa. El amor incondicional es la meta, y en esta posición Neptuno nos guia en la consecución de nuestros ideales. con una visión de futuro de marcada naturaleza espiritual. Todo es posible.

La expansión y crecimiento de la humanidad se está dando a través del contacto profundo con las heridas y la energía puesta al servicio de la sanación y la espiritualidad.

Construir consciente y colectivamente el amor al Todo, vivir realmente en el “Somos Uno”, nos expanden y transforman para crear una nueva estructura de vida en la Tierra.

 

Anuncios