¿Qué es el Tarot?

El Tarot es un libro sagrado en forma de cartas dejado a la humanidad, en donde se concentra toda la riqueza simbólica de Occidente.  Es una enciclopedia de símbolos, que muestra el profundo estudio del espíritu humano realizado por los hombres de la antigüedad de diferentes culturas. Su origen se remonta antes del año 1000 d.c. 

Como herramienta terapéutica, el Tarot permite la lectura del momento presente del consultante, explorando el sentido del Aquí y Ahora a partir de la interpretación de símbolos. A través de los Arcanos que se revelan sincrónicamente ante el consultante, se va indicando un camino, un puente entre el plano consciente y el inconsciente, para comprender la situación actual bajo una nueva mirada. La lectura del Tarot permite crear un diálogo entre la razón y la intuición, observando la imagen y el simbolismo de las cartas, interpretando su energía y expresando lo que nos inspira. Así, el terapeuta y el paciente pueden ir descubriendo patrones de conducta, abrir nuevos canales y observaciones, orientar y delinear caminos para trascender bloqueos o trabas, y desarrollar la consciencia intuitiva.

Entre las cartas del Tarot y el inconsciente de quien consulta se establece una relación de sincronicidad, en donde cada Arcano refleja, tal como lo hace un espejo, lo que le está ocurriendo en el momento presente. Así, el Tarot es una herramienta terapéutica que permite dar pautas al paciente acerca de sus capacidades transformadoras, de todo aquello que surge de su interior, de su intuición, y que su razón no puede ver.

No es adivinación. El Tarot no predice el futuro, sí nos puede hacer pensar en nuestra realidad presente de una manera menos racional, ligándola a lo que sabemos a nivel inconsciente, y no nos damos cuenta racionalmente. Es una puerta a nuestro interior que sirve para desarrollar la intuición.

Es una herramienta de autoconocimiento, y el trabajo es de a dos, del consultante y del terapeuta. Uniendo ambas intuiciones se puede llegar a descubrimientos esenciales, pero para ello hay que dejar las dudas y aceptar la herramienta, soltar las trabas mentales y animarse a a la conexión con el Tarot para comprender nuestro momento presente, abrir nuestra intuición, potenciar nuestro crecimiento y orientarnos hacia la expansión de nuestra consciencia.

Hay numerosas tiradas, interpretaciones, cartas, simbología, colores, energía, y hay dos personas que se conectan en una relación de sincronicidad. Por eso, la lectura del Tarot es un arte, y como todo arte, no es la herramienta sino el artista quien crea el brillo de la obra.